Ella tenía ojos de mujer cuando regresé de la mar aquella mañana... (Ricardo Hernández Bravo, Siete cuentos)