Alma feliz por siempre, pues lo fuiste un instante... (Pablo García Baena, Antiguo muchacho)