Un reloj de arena mudo... (Daniela Martín Hidalgo, Memorial para una casa)