Qué fantasmal colmena es el recuerdo... (Eladio Cabañero, Recordatorio)
Alba Sabina Pérez

Ya nadie lee a Pentti Saaritsa

Ya nadie lee a Pentti Saaritsa
Precio: 9.50 €
Información

ALBA SABINA PÉREZ PUBLICA SU PRIMER LIBRO DE POEMAS, “YA NADIE LEE A PENTTI SAARITSA”

Colección La Palma, de Ediciones La Palma, apuesta decididamente por esta joven autora tinerfeña.

Tras su primer libro de cuentos, ¿Quién cuidará de mis guardianes?, y su primera novela, Silence —como si fuese toda una declaración de intenciones literarias—, la tinerfeña Alba Sabina Pérez publica su primer libro de poemas: Ya nadie lee a Pentti Saaritsa, un libro brillante, que recuerda a lo mejor de poetas como la venezolana Hanni Ossott, si bien a quienes Alba Sabina reconoce haber leído con especial gusto y atención es a Walt Whitman, Wallace Stevens, Robert Frost, Dylan Thomas, Arthtur Rimbaud, Sylvia Plath, Wislawa Szymborska, Fernando Pessoa, Allen Ginsberg, Leonard Cohen o Zacarías Topelius.

Y, aunque diciendo que ya nadie lo lee, Alba Sabina homenajea al poeta Pentti Saaritsa (Helsinki, Finlandia, 1941), pues al mismo tiempo que afirma que ya nadie lo lee, parece consciente de que no hay nada más interesante que lo que no aparece, lo que se esconde, lo que deja de estar. Los buenos poetas no necesitan mucha visibilidad para ser, sin embargo y a pesar de todo, indispensables.

Ya nadie lee a Pentti Saaritsa es un díptico poético, bien diferenciado. La primera parte, post-vanguardista con notas irónicas, donde el azar, la iluminación súbita y el hallazgo poético no son menos importantes que la construcción del poema, las lecturas efectuadas o las experiencias pasadas; un diálogo entre la autora y Pentti Saaritsa, una serie de revelaciones dadas y culminadas en preguntas sin respuesta, tal vez, como la propia vida. La segunda parte tiene un estilo simbolista en el que, a través de una incursión en una noche a veces lúcida, a veces distante, a veces dilatada, la autora revela cómo su insomnio puede ser una forma de acercamiento a la reflexión y a la creación poética.

“Quizás existan pocos contextos tan propicios para la aparición del poema como la noche, como cuando se han acallado los ruidos, las urgencias y el lenguaje cotidiano, y entonces llega la especial intimidad donde, en mi caso especialmente, escucho la voz y el mensaje, aunque siempre esperando, con ansia, que llegue la luz de nuevo”, dice Alba Sabina Pérez.

Si algo llama la atención de esta primera poesía de la poeta tinerfeña es la coherencia de su voz con la voz de su narrativa, igual de brillante, desequilibrada para destellar, generando la ilusión, al menos, de que nos encontramos ante un talento raro, infrecuente, insólito, extraordinario.

 

Alba Sabina Pérez (Santa Cruz de Tenerife, 1984). Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Es autora de tres libros: la biografía musical Algo que contar (Planeta, 2008), del libro de relatos ¿Quién cuidará de mis guardianes? (Idea, 2013) y la novela Silence (Neys Books Ediciones, 2014). Está especializada en narrativa audiovisual y guion cinematográfico y ha sido galardonada con dos certámenes de narrativa, y el certamen de Jóvenes realizadores de la Muestra Internacional de Cortometrajes del Festival Internacional de Cine de Gijón en 2008, con el cortometraje 20 Euros. También ha sido guionista de capítulos de series, programas y capítulos de docushows. Sus textos han sido publicados en numerosas revistas, así como en blogs y periódicos desde el año 2004 hasta la actualidad.

 

 

NO SERÉ

 

No discutiré nada

nunca pondré inconvenientes al tiempo

estoy cansada de que me recuerden

que soy una furiosa y loca

flor que no sembró nadie

No discutiré más

los cuerpos en rigor mortis

de mis abuelas

ni el ojo que mira desde el ataúd

ni la matanza

de las crías de gato

No tengo quien me acompañe

a tomar una copa de coñac

al bar de los perdidos

Nunca volveré a arrimarme

a la pared recién pintada

para buscar asilo

reiré con el chiste del que habla fuerte

asentiré

al que gesticula con gran vigor

y buscaré mi soledad

cuando se marchen todos

al fondo de su puente

 

 

ESQUINA ELISABETH

 

La adolescencia

es una esquina de mi bolso,

donde amargan los sonetos

de Elisabeth Barrett Browning.

Sus despedidas se anidan

entre borras de café

y hebras de tabaco,

y mis gafas se empañan

con cada tempestad

que contienen sus versos.

Recuerdo en mis tickets de metro

las tardes de universidad.

En mi adolescencia, Elisabeth,

sonetos del portugués

la limonada con Miguel,

y en esa esquina de mi bolso

Browning llora y muere

con el pétalo

de la adelfa fresca de mi madurez

 

Ya nadie lee a Pentti Saaritsa (Colección La Palma, ediciones La Palma, Madrid, 2015)

 

 

 

Otros Libros
Andrés Sánchez Robayna
Inscripciones
Román Morales García
Buscando el sur
Antonio Jiménez Paz
Los ciclos de la piel